Contador visitas

free counters

lunes, 26 de marzo de 2012

LLEVE UN RELOJ DE ESPINOSA Y NO PIENSE EN OTRA COSA ( III )




Cuanto me gusta recordar a todas aquellas personas que nos dejaron su legado para esta ciudad de Alicante. Hoy voy a referirme a Cristobal Espinosa, quién fué uno de los mejores orfebres de la ciudad. Equivocadamente, se decia de este gran hombre que era relojero y no solo eso, era el mejor tallista en oro de la ciudad y sus obras de incalculable valor. Cristobal, tenia su taller y establecimiento en los bajos de una preciosa finca en plena Rambla de Mendez Nuñea, similar a la casa Carbonell, que llegó a ser propiedad de la familia Manero. Problemas politicos en aquellos años, se hicieron con la propiedad de Manero y la finca fué destruida. Si bién el patriarca de los Manero, recurrió ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) este hecho provocó su fallecimiento. Transcurridos 4 ó 5 años, fué el propio Tribunal Superior de Justicia, quién falló a favor y dando la razón al ya fallecido pero, el mal estaba hecho y nada se pudo hacer para devolver lo ya demolido. En compensación al daño causado, a la familia Manero, se les compensó con una nueva finca urbana sita en la Rambla de Mendez Nuñez nº 43,  la cúal lleva su nombre, en ambas inscripciones en su fachada. Como mi relato forma y és Historia de la ciudad de Alicante, añadiré que al dia de hoy y en la primera de las fotos, podemos ver al hijo de Espinosa, de nombre Juan Espinosa Faura, profesión relojero y en activo en su pequeño local desde hace 50 años. Pretendo con ellos aportar mis escasos conocimientos pero, sí el reconocimiento a estos ilustres alicantinos-.-

1 comentario:

Eusebio Pérez Oca dijo...

La calidad de este tipo de artesanos nunca ha sido valorada. En los relojes de pared se tenia que buscar la pieza apropiada y era curioso ver el ongenio de los que los reparaban. Una de las cosas a hacer era el mantener el nivel de calidad de dichos relojes. Recuerdo a mi tio elaborar con su propias manos piezas o sustituirlas por deshachos de otros relojes. Pero es que habia gente que las hacia aún siendo piezas de una precisión maxima. Hoy en día los relojes son una placa y unos michochips. Una maravilla ha sustituido a otra. Ahora es usar y tirar. Antes no. Yo como alicantino siempre me acordare de los anuncios radiofonicos que decian aquello de: "Compre un reloj de Espinosa y n o piense en otra cosa". Era el preludio de la publicidad en base a lemas sencillos. Insisto en que tus recuerdos traen muchas alegrias a los que amamos anuestra ciudad y sobre todo a nuestras gentes. Hablaremos más del temas.